La XVI Pujada a La Trona, toda una fiesta del motor

18/05/2021

Presentación en Les Masies de Voltregà



• 23 de mayo: la mítica subida vuelve al calendario catalán de competición de montaña
• La1ª edición se celebró en 1977 y la de este año será la 16ª
• Casi 6 km de sinuoso recorrido de una de las pruebas más técnicas del país
• Más de 80 vehículos inscritos hasta la fecha

Desde su retorno en 2019 tras 10 años de parón, la Pujada a La Trona se ha convertido en una cita muy esperada por toda la afición. 2020 tenía que ser la segunda edición en manos de V-Line Org. como promotor, pero debido a la pandemia por covid-19, la celebración de dicho evento se veía truncada, haciendo inevitable su rotunda cancelación; pero, la voluntad y el soporte del Ayuntamiento de Les Masies de Voltregà, ha permitido de nuevo que la Pujada a La Trona, haya sido presentada hoy en la sala de plens del Ayuntamiento de la localidad osonense, y vuelva a ser realidad el próximo 23 de mayo.

La presentación ha contado con la presencia de Sergi Vilamala, alcalde de Les Masies de Voltregà; Ramon Pardo, regidor d’Esports; Glòria Traserra, regidora d’Empresa; Veronica Ruiz, tinent d’alcalde; Albert Prado, conseller delegat d’esports del Consell Comarcal d’Osona; y Francesc Gutiérrez, màximo responsable de V-Line Org., que han dado a conocer todos los detalles de la XVI edición de la carrera.  

La Trona es una de las pruebas más míticas y queridas por los aficionados, no sólo por sus imponentes rampas, sino porque por su asfalto han competido los mejores pilotos y máquinas del país. Es considerada por los aficionados al motor como una de las carreteras de montaña más difíciles, por su sinuosidad y estrechez, pero también porque siempre esconde secretos que permiten ir más rápido a los pilotos mejor preparados.

Cerca de 90 vehículos ya han formalizado su inscripción a esta prueba que publicará la lista de participantes el jueves 20 y que supone un gran éxito de convocatoria, incluso más que en la edición de 2019.

5,7 km de curvas y esfuerzo técnico
La base de la prueba estará ubicada, como en los últimos años, en la Escola EFA Quintanes, ubicada en el kilómetro 13,2 de la carretera BV-4608. Ahí se realizarán las respectivas verificaciones administrativas y técnicas a partir de las 7h del domingo día 23 y también allí estará dispuesta la base de carrera y la sala de prensa. Las verificaciones se podrán hacer de manera opcional el sábado 22, a partir de las 16h30, en el parking anexo a las piscinas municipales de Les Masies de Voltregà.

Los participantes de la 16ª Pujada a La Trona comenzarán la jornada con 3 tandas de entrenamientos oficiales (9h, 10.30h y 12h), a las que seguirán 2 subidas de carrera (13.30h y 15h). Los pilotos deberán completar un recorrido total de 5,744 km de la carretera BV-4608, tomando la salida desde el hito 13,050 para llegar al 7,306, evolucionándose por lo tanto en la zona más virada de la subida. Tras una intensa jornada de carreras, la entrega de trofeos se hará a las 17.15h en la Pèrgola de La Gleva (Ctra.St.Boi) de Les Masies de Voltregà.

Francesc Gutiérrez, máximo responsable de V-Line Org., comenta al respecto: Es una alegría volver a celebrar la Pujada a la Trona, tras el parón forzoso del año pasado como consecuencia de la pandemia. Es una prueba muy apreciada, donde los pilotos disfrutan de un trazado espectacular a la vez que técnico, con partes rápidas y otras más viradas y, por ese motivo, trabajamos a tope para que se sientan a gusto y pasen una buena jornada de Motorsport”.

La XVI Pujada a La Trona, organizada por V-Line Org. y la ayuda de Cerdanya Racing, es posible gracias a la total colaboración del ayuntamiento de Les Masies de Voltregà. El evento también cuenta con el soporte de la Escuela EFA Quintanes (Escuela de Formación Profesional), CEQUIN (Centre Equestre Quintanes), Autodesballestaments La Gleva y Àngel Danés, taller de venta y reparación especializado en vehículos Mitsubishi y Subaru.

La Trona, un tramo mítico
A lo largo de los años, la Pujada a La Trona ha sufrido diversas interrupciones en su celebración y cambios de organizador que no han permitido que la carrera disfrutara de una vida larga y prolongada a lo largo de los años. La primera edición tuvo lugar en 1977 de la mano de la entidad que la creó, Motor Club Vall del Ges, que la organizó durante seis años consecutivos, de 1977 a 1982, cesando sus actividades a continuación.

Hubo que esperar 17 años, hasta 1999, para que esta subida regresara al primer plano deportivo al ser rescatada por Escuderia Voltregà, que se responsabilizó de su organización y la mantuvo en el calendario durante siete ediciones, hasta 2006, con una pausa intermedia de un año (2003) debido a un conflicto con la federación de la época.

Finalmente y tras una nueva pausa de 2 años, la Pujada a La Trona fue organizada por Escuderia Osona en una única edición, 2009, la última disputada hasta su retorno en 2019. Excepto en su primera edición, la carrera ha puntuado siempre para el Campeonato de Catalunya de Montaña y en 2005 lo fue para el Campeonato de España de la especialidad. Algunas de sus ediciones también han puntuado para el nacional de karts de 250cc y para el campeonato de Andorra de automovilismo.

La famosa paella de La Trona, con su espectacular mirador, es posiblemente la curva reina de la subida, aunque no es la más difícil ni el único ángulo de este tipo que se puede encontrar en el trazado. La Trona contiene otros virajes similares, en su mayoría cerrados o con poca visibilidad, con una estrechez muy característica en todo su desarrollo y generalmente con fuertes frenadas y mucha exigencia en cuanto a la trazada. En competición, La Trona ha sido el escenario de no pocos incidentes que han cambiado el desenlace de las carreras de forma inesperada.

Por el asfalto de la BV-4608 han rodado las mejores máquinas de cada época, pilotadas por los más prestigiosos pilotos del momento, entre ellos el pluricampeón Juan Fernández, que venció la edición de 1981 con Lola-BMW, y “Jean Claude”, que se impuso en la edición de 1980 al propio Fernández, pilotando asimismo un Lola-BMW. En 1982 ganó contra pronóstico Carlos Arenzana (Lola-BMW), imponiéndose también a Juan Fernández.

Además de estos importantes nombres, el podio de La Trona también ha visto a pilotos del carisma de Andrés Vilariño, Claudi Caba, Pietro Raddi, Gerard de la Casa, Santi Marcenaro, Alfonso Tórmez y un largo etcétera. Además, La Trona es famosa por ser el escenario de multitud de tramos de rally, primordialmente del Ral·li Osona pero también en su día del Rally Catalunya del Campeonato del Mundo, entre otras carreras.

Palmarés de la Pujada a La Trona
1977  Alfonso Tórmez  (Martini Mk12/F-1800)
1978  Alfonso Tórmez  (Martini Mk12/F-1800)
1979  José María Fernández  (Porsche 911 Carrera RS)
1980  “Jean Claude”  (Lola T298-BMW)
1981  Juan Fernández  (Lola T296-BMW)
1982  Carlos Arenzana  (Lola T298-BMW)
1999  Gerard de la Casa  (Osella PA9-BMW)
2000  Jordi Enjuanes  (Van Diemen RF95 2.0/F-Renault)
2001  Jordi Enjuanes  (Van Diemen RF95 2.0/F-Renault)
2002  Jordi Enjuanes  (Van Diemen RF95 2.0/F-Renault)
2004  Josep Maria Guitart  (Speed Car GT10)
2005  Gorka Apalantza  (BRC CM02)
2006  Jordi Grinyó  (Speed Car GT 1000)
2009  Carles Mestres  (Speed Car GT-R)
2019 Joan Salvans (Porsche 911 GT3)