Luis Villalba, “algo que no pienso perdonar al equipo, es que ¡No nos lo pasemos estupendamente!”

03/04/2018

Son muchas las temporadas en las que este piloto ha ido acumulando palmarés, un sinfín de logros que no solo hacían aumentar progresivamente su historial, sino que son victorias inmensamente importantes por el valor personal y profesional con el que han sido conseguidos. Campeón de España de Vehículos Históricos en 2001 a los mandos de un Chevron B16 y un De Tomaso Pantera; Campeón de España de GT en 2012, pilotando un Ginetta; segundo clasificado en las 24 horas de Barcelona 2004 con un Renault Clio, etc. entre muchos otros logros.

Luis Villalba, propietario del equipo Motor Competición y piloto profesional, vuelve a los trazados nacionales después de 5 años ausente para participar nuevamente en un campeonato de inmensa envergadura como es el Campeonato de España de Resistencia y GT. Villalba ofrece unas pinceladas de cómo se siente al volver, el coche que utilizará junto con su compañero de equipo y lo que espera para esta temporada.

  1. Tras 5 años de ausencia, ¿Qué motiva nuevamente a Motor Competición a participar en el CER-GT?

“No hay un motivo concreto, puedo decir que es una decisión personal basada fundamentalmente por una parte, en el hecho de echar de menos aquellas grandes carreras de los años dorados de los GT en España,  y por otra más importante aún, el hecho de volver a reunir a personas en el equipo  con las que conviví mas de diez años compitiendo en esta especialidad, a las que me unen sentimientos muy profundos y que me evocan emociones difíciles de describir.

Decía que es una decisión personal, pero claro, la idea no hubiese prosperado sin la aprobación de Mingo Mans, director del equipo y, Francesc Gutiérrez, mi compañero. La opinión de Lucía, mi mujer, también ha contado porque ella también forma parte del equipo y a fin de cuentas es participe de las alegrías y también de los sinsabores que conlleva la competición a determinado nivel. Mingo y Francesc, con un carácter de lo más peculiar, junto conmigo que también soy del mismo club, formamos en aquellos años un triangulo de lo más peculiar, protagonizando tardes de autentica gloria, y no me refiero a resultados deportivos precisamente. Fue y será inolvidable”

  1. Vuelven a los trazados con un Mosler MT900, ¿En qué se parece este coche al que ya pilotaron desde finales del 2005 al 2008?

“Volvemos con un Mosler MT 900, porque a pesar de que corrimos con marcas míticas como Porsche o Ferrari, el Mosler era como nosotros, peculiar y con temperamento apasionado, así que pensé que era el coche ideal y que merecía estar en el "revival".

A pesar de que llegamos a probar una de estas unidades en versión GT3 en Silverston, no fue un test lo suficientemente serio como para sacar conclusiones, fue más bien un acto promocional por parte del fabricante”.

  1. ¿En qué se parece este coche al que ya pilotaron desde finales del 2005 al 2008?

“En lo teórico, a nivel de motor no habrá diferencias muy significativas. El control de tracción será mucho más eficaz, cosa también positiva y por última la aerodinámica es bastante mejor así que no deberíamos echar de menos en cuanto a prestaciones a nuestro viejo amigo”

  1. ¿Qué puedes contar acerca de los pilotos?

De ambos pilotos te podría contar muchas cosas. Tal vez lo más importante aparte del palmarés de cada uno, que no son más que datos de triunfos deportivos más o menos relevante, es que somos dos personas que convivimos durante muchos años compartiendo una  gran pasión y que tengo la osadía de decir que aprendimos algunas cosas, a mi juicio,  importantes el uno del otro”

  1. ¿Qué expectativas tienes de cara a esta temporada 2018?

“Volver a sentir en la medida de lo posible lo que ya vivimos, teniendo en cuenta  que es imposible revivir el pasado. Excepto el Mosler que es más joven, a todos los demás nos pasa justo lo contrario, pero eso no va a ser un problema, todavía estamos en buen uso y nuestra intención, con todos los respetos, es ir muy en serio y dar la batalla. Solo hay algo que no pienso perdonar al equipo, y es que ¡No nos lo pasemos estupendamente!”